miércoles, 31 de agosto de 2011

Que gran enseñanza!, por Alejandro Martínez Pereiras, A Degüello


¡QUE GRAN ENSEÑANZA!

Alejandro Martínez Pereiras, A Degüello, Cuba.


No hay dudas de que la vida diaria es una gran escuela, que si sabemos interpretar todos sus signos, estamos en presencia de una gran pedagogía consuetudinaria.

Le recomiendo a los indignados del mundo, especialmente a los españoles e ingleses, que observen con ese lente profundo las enseñanzas que los acontecimientos recientes les brindan.

No basta manifestarse, no basta protestar en las calles, no basta movilizar las grandes mayorías,  el poder ejercido por la oligarquías políticas  y financieras endógenas y exógenas imponen al final su voluntad.  En el caso español, poco caso le han hecho al M15, para colmo, los grandes partidos en el poder van directo a cambios constitucionales, que afectarán a las grandes mayorías del pueblo.   Y volverán las manifestaciones de los indignados, se harán públicas “fuertes” declaraciones de condena, pero nada sucederá, el poder real está en manos de la politocracia… y todo seguirá igual.

Pero no hay dudas, de que la política, está directamente relacionada con la situación económica, mientras la indignación sea cuestión de novedad o de sentimentalismos, no pasará nada, salvo que positivamente, se ira ganando en conciencia política poco a poco por las grandes masas, y así, con altas y bajas se ira avanzando por meses y por años, engatusados por las “técnicas” de la politocracia… pero cuando la represión económica toque los bolsillos de los indignados de forma real, pero cuando las circunstancias sociales y la pérdida de los beneficios sociales se agigante, surgirán entonces las condiciones para hacer una verdadera batalla política por parte de los indignados, que entonces ya no le temerán llamarse REVOLUCIONARIOS. 

Pero peligro, los del poder tienen otros recursos represivos y policiales que pueden descabezar las acciones, ellos en ese nivel de la lucha utilizarán la represión selectiva, el encarcelamiento preventivo y finalmente la desaparición personalizada de los elementos más firmes del movimiento. 

Los indignados tienen que tomar las experiencias diarias que se producen en el mundo, el ejemplo ingles no tiene desperdicios, los flemáticos y lacónicos ingleses se lanzaron a las calles, siguiendo el ejemplo español y los barrieron a palos, hubo  muertos y especialmente detenidos selectos que serán encarcelados y castigados, la respuesta del poder oligarca está clara, quien se enfrente a nuestro poder, acabará muerto o encarcelado.

No podemos rehuir las enseñanzas de la vida y de la historia, el fascismo se nos viene arriba, disfrazados de defensores de la “democracia” y de los “derechos humanos”, actúan hoy con mas suspicacias, ganan primero las instituciones internacionales que dominan, echan a andar su poder absoluto mediático  y atacan,  aplastan a pueblos enteros para imponer su voluntad y para apoderarse de sus recursos y finalmente a los ojos del mundo (ciego) no ha pasado nada.   Y para colmo quieren que nos traguemos la píldora de que los miles de muertos, la destrucción física y la perdida de la soberanía e independencia, fue en defensa de los pueblos.

Hacer política es prever, hacer política es movilizar las grandes masas, hacer política es organizar y comprometer con una causa, de forma real y consciente, hacer política es disponerse a todos los riesgos, hacer política es apostar con un programa máximo y mínimo, de uno público y uno secreto, como enseñó Martí con el Partido Revolucionario Cubano que fundó a finales del siglo XIX, y finalmente hacer política es disponerse a actuar con inteligencia,  a crear todos los mecanismos de protección de sus principales dirigente, a estudiar las tácticas del enemigo y contraatacar con anticipación sus embestidas, hacer política de altura es estar dispuestos a luchar en todos los campos. 

Pero sobretodo es estar claro que los que ostentan el poder político actual, no lo entregaran dócilmente, sus riquezas, sus privilegios, no los concederán sin luchar, sin imponer sus formas de lucha inescrupulosas que la historia nos ha mostrado en todos los continentes.

La lucha en el terreno político de nuestros enemigos, con sus mecanismos legales y parlamentarios, es bien difícil, es jugar en unos escenarios comprometidos, donde ellos son expertos, pero no se puede descartar ese teatro de operaciones.  Se podrá descalificar a los politiqueros conocidos, pero no se podrá desechar las formas de luchas legales, se podrán criticar los seudorevolucionarios de antaño, pero, no se podrá despreciar las formas pacíficas del combate político.  La famosa arquitectura oligarca eleccionaria, habrá que utilizarla al máximo de sus posibilidades, incluso habrá que utilizar con inteligencia los procesos electorales y habrá que sorprenderlos en su terreno, cuando en el conteo de votos, los indignados sobrepasen en demasía a todos los partidos y asciendan al poder real por esos caminos.

En Venezuela sucedió esa sorpresa, la oligarquía subestimó a Chavez, y este los ha derrotado en decenas de combates. 

Estamos a tiempo, después ya no habrá soluciones posibles, se impondrá el fascismo y habrá que comenzar de nuevo en peores condiciones.
Zimbabwe ha expulsado al embajador de Libia que apoya a los rebeldes, le ha dado 72 horas a el y a su personal para retirarse del pais.

Zimbabwe Expels Libyan Ambassador Who Supports Rebels

   From: Mathaba   
Zimbabwe shows principle in international relations between peoples in its stance on the invasion of Libya and the illegitimate rebel NTC regime.
Zimbabwe has given Libya's ambassador to Harare 72 hours to leave the country.Foreign Minister Simbarashe Mumbengegwi said ambassador Taher Elmagrahi and his staff had lost their diplomatic status after burning the Libyan Green Flag.
“The government of Zimbabwe does not recognize the NTC as the government and representative of the people of Libya,” Mumbengegwi told journalists, referring to the Libyan rebel's National Transitional Council.
“Once you renounce the authority that gave you the letter of credence and then proceed to pledge allegiance to another authority ... it means that act deprives you of your diplomatic standing.”

El león del desierto, Carlos Almenara

Cuando en 2009 Khadafi visitó Italia, sorprendió a su huesped, Silvio Berlusconi, que lo esperaba al pie del avión. Levaba una foto de Omar Mukhtar prendida en su uniforme. En el avión que trasladaba a la delegación libia iba Omar Mukhtar hijo.
Mukhtar fue un héroe de la resistencia de esos territorios cuando eran colonia italiana. Fue líder de la guerrilla que enfrentó al general italiano Rodolfo Graziani.
La historia de Mukhtar es revivida en la película "El león del desierto" con Anthony Quinn en el papel de Mukhtar y Oliver Reed en el de Graziani.
La película fue censurada en Italia, lo que da al atravimiento de Khadafi una osadía aun mayor.
Ese Berlusconi que nada reprochaba ni de las fotos ni de la delegación es el mismo que hoy lleva a su país a integrar las fuerzas invasoras, esas fuerzas que se dicen escandalizadas ante un dictador que lleva 42 años en el gobierno; actitud, la del italiano, totalmente razonable toda vez que cuando le rendía honores al libio, éste sólo llevaba 40 años.
Casos análogos ocurren con Inglaterra, cuya prestigiosa London School of Economics firmaba jugosos contratos para capacitar a los funcionarios libios. Claro que todavía el año pasado no estaban muy apurados por denunciar esa dictadura.
O con Sarkozy que halla que el mejor modo de responder a la denuncia de que Khadafi financió su campaña electoral es enviar la desbocada fuerza aérea francesa a bombardear. Hay quienes piensan que es un estilo del francés ya que al opositor que todas las encuestas daban como su reemplazo le apareció una acusación en Estados Unidos, acusación que sirvió para sacarlo de carrera pero en la que luego el mismo fiscal retiró los cargos.
Hillary Clinton recibía hace un año al hijo de Khadafi con honores, "encantada" dijo estar en esa ocasión. Claro, Khadafi no era el año pasado una amenaza para la humanidad, aunque ya hubieran pesado en su contra las peores acusaciones, entre otras, terrorismo, atentados en Alemania y en un avión caído en suelo escocés.
El cinismo, el descontrol, la voracidad y el descaro de las potencias imperiales ha alcanzado umbrales desconocidos, al menos en los últimos tiempos. Creo que tiene que ver con la declinación de los Estados Unidos como potencia hegemónica y los intentos de las potencias subordinadas a su éjido por conquistar posiciones en una loca escalada belicista.
En ese afán, estimulado por las ansias de impulsar sus economías con petróleo barato en contexto de crisis, arrollan todo vestigio del derecho internacional.
En el juego de la realpolitik, de la preeminencia del poder puro y duro, queda hecho polvo todo el discurso civilizatorio que supuestamente impera en esas democracias desarrolladas. Es necesaria una reacción de la opinión pública de esos mismos países en repulsa a la masacre a que están sometiendo a los libios. Vemos cómo los supuestos rebeldes de la OTAN torturan y fusilan todo lo que encuentran a su paso. Estamos viendo registro fílmico de cadáveres calcinados, con manos y pies atados, fusilados a quemarropa por los aliados de la OTAN. ¿Se hará cargo Sarkozy, Cameron y Obama de estos nuevos métodos de guerra? Es improbable que Khadafi fuera un celoso custodio de los derechos humanos pero es seguro que sus temporales vencedores cometen atrocidades muy difíciles de igualar. ¿Noto Ud. que los que la CNN dice que luchan por la democracia enarbolan la bandera de la monarquía?
Mientras tanto, es interesante tomar nota de cómo Khadafi se inscribía en el curso de una historia que lo precedía y lo trasciende. Aunque pudiéramos criticar fuertemente al libio, aunque pensáramos que si hubieran instancias judiciales imparciales a nivel internacional es posible que debiera responder ante ellas, aunque estuviera lejos del horizonte de lo deseable para los amantes de la paz, su inscripción en una historia del pueblo libio hace pensar que en estos momentos en que es necesario, muchos libios apelarán a esa historia. Es una apelación que no se cancela con bombardeos, robos ni mercenarios. Una vez vencidos los pueblos se rehacen, apenas asoman la cabeza de nuevo para erguirse con dignidad las luchas pasadas se convierten en las voces de los desafíos presentes. En esos desafíos el pueblo de Libia tiene a qué recurrir. Es más que lo que pueden decir los mercenarios que todo lo destruyen.

----Gracias a ustedes, por un mundo mejor, por la verdad.

¡FELICIDADES GENERACIÓN F!
Alejandro Martínez Pereiras, A Degüello, Cuba. 
En varias ocasiones en estos meses he señalado los saltos de visitantes que ha tenido este blog en su difusión, primero eran decenas, y algunos países, especialmente en Cuba y en su país de origen Sud Africa, después fueron cientos y aparecieron visitantes en España y los Estados Unidos, pero ya hoy los visitantes se elevan en miles,  y sigue creciendo. 

Los avances cuantitativos son atrayentes, pero aún mas atrayentes son los cambios de posiciones de los países a que pertenecen los visitantes, en la medida que se incrementan los lectores y se despliega el conocimiento de sus contenidos, primero fueron los cubanos, después los españoles, después los USA y ahora todo eso se ha movido, el “pelotón de vanguardia” se ha transformado, y lo forman los dos grandes: España y Estados Unidos y le siguen un grupo de países latinoamericanos, que incluso han desplazado a Cuba y Sub África de los primeros lugares.  En general 82 países forman el abanico universal.

“Generación F”, es un verdadero instrumento de combate, mantiene un nivel de actualidad increíble, sus contenidos son comprometidos y revolucionarios, y se mueven en los sucesos de mayor trascendencia política e ideológica. 

Para los que no conocen a su editora, a lo mejor piensan que es un regio equipo de intelectuales y periodistas que hacen esa selección y mantienen actualizado sus temáticas, nada más lejos de la verdad, Generación F, es hecho por una sola persona, que dedicando horas de descanso, trabaja de manera incansable en este interesante material.


Sé que su modestia le hará leer estas palabras muchas veces, sé que tendrá intensiones de censurarlas, pero insisto, su esfuerzo, sobrehumano y muy revolucionario, hay que reconocerlo e informarlo a todos los lectores, que podrán inspirarse en este ejemplo de entrega, honestidad y desinterés sin límites.

Lo siento mucho Pablo, por Alejandro Martínez Pereiras, A Degüello, Cuba.

Uno de los golpes más sensibles en el sentimiento de los cubanos en general, han sido las actitudes y declaraciones más o menos recientes del canto autor, Pablo Milanes.

No hay dudas que para una inmensa mayoría de nuestra población, sus canciones fueron y son verdaderos himnos de lucha, y bellísimas expresiones poéticas sobre el amor, la patria y la solidaridad humana. 

No será necesario mencionar títulos antológicos de maravillosas canciones tarareadas por todos los cubanos.

Sus vínculos con Silvio fueron verdaderos momentos de recreación musical de carácter prácticamente inigualables, la amistad entre ellos y su “competencia” cualitativa hacían mover las preferencias de uno a otro bando.  Todos los cubanos, por lo menos de mi generación, disfrutamos hasta la saciedad de estas muestras que nos enorgullecían por su calidad y preferencias universales.

Con el tiempo nos sorprendió el conocer algunas manifestaciones de Pablo sobre la realidad cubana. Siempre, en aquellos momentos, con una ambivalencia manifiesta, era mas o menos un si, con un no; un bueno, pero con defectos manifiestos; era “si soy” pero “veo las cosas de otra manera”.

Tal parecía que los medios de información lo perseguían, lo utilizaban, no para hablar de música y sus canciones, sino para hablar de política, de sus criterios sobre Cuba y su revolución.  El tema se convirtió en algo recurrente, que él aceptaba sin contratiempos, y avanzaba en su protagonismo desmedido con sus criterios y opiniones.

Los temas variaban y se elevaban de su criterio personal sobre lo que sucedía en Cuba, hasta sus acercamientos a argumentos utilizados por los más recalcitrantes enemigos de la revolución cubana que vivían de las limosnas de la CIA y la USAIC yanquis.

En realidad en esos momentos no supo discernir de las manipulaciones y de las características mercenarias de las personas que las argumentaban, se dejaba llevar por ellas conciente o inconcientemente, sin valorar siquiera la más mínima veracidad o quizás dejado llevar por sus deseos de protagonismos en este campo, lo dejó engañarse y seguir hundiendo sus valores en el lodo.

Cuba, sin embargo siguió respetándolo y aplaudiéndolo, pero ya esta vez, era con reservas y dolor, los grandes sentimientos de cariño que había despertado como cantor de las proezas de un pueblo se fueron desvaneciendo, y en la medida que ya no pensaba como un verdadero artista popular y se iba convirtiendo en un gerente de su propia obra, o en un custodio de su fortuna en incremento, su corazón cambiaba de signos.

El arte es universal, no tiene fronteras, el ir a cantar en todas las plazas del mundo es un verdadero derecho y una hermosa ocasión para establecer lazos de amor y solidaridad, cantar en Miami, no es nada criminal, ni nada despreciable, muchos lo han hecho con alta dignidad y decoro.   Por ello no es sorpresa de que lo haya deseado hacer, pero… aceptar ser utilizado, el ser empujado a declaraciones hirientes contra la mayoría de los cubanos, no tiene explicación.

En algunas de sus declaraciones, parecía un gerente o representante comercial de un artista famoso, que a espalda de éste divulgaba su producto y lo manejaba, a su conveniencia, a los efectos de buscar mercados y en un gran país, donde las posibilidades de riqueza son tentadoras.  Comercialmente y para los especialistas de mercadotecnia, para un especialista, puede ser lícito manejar así la publicidad, pero para un artista verdadero, es imperdonable y a la vez ridículo.

Muchas cosas agradables se pueden decir de las condiciones sociales y culturales del gran pueblo norteamericano, incluso de hablar de sus glorias en la cultura universal, en la ciencia y la tecnología, pero hablar de su sistema de gobierno en positivo, es un crimen contra la inteligencia humana y contra la información de lo que en ese país sucede.  Es como si se desconociera el “San Nicolás del Peladero”*, en que se eligen muchos de sus gobernantes, en sus procedimientos de compra y venta en sus elecciones, donde vencen los que más millones aportan a la publicidad, por eso es que en sus mas altos niveles de dirección solo pueden ser escalado por millonarios o personas muy ligadas a estos.   Hablar de esta “democracia” en positivo, es ser un ignorante político o un mercenario vulgar.

Hablar de los derechos humanos en USA, debe ser una tarea bien complicada, entrar en detalles requeriría un análisis profundo de muchos factores, pero… declarar como recientes conquistas la victoria sobre la discriminación racial, es quedarse en las formas mas superficiales del asunto, bastaría solo hojear la prensa, ver la información de las cadenas de televisión y radio, sobre la agresividad que se ejerce contra los negros y los latinos, para comprobarse  la gran mentira, los afectados del Katrina, nos muestran lo contrario.  Mencionar de ejemplo, la existencia de un negro como presidente, es la santificación de la manipulación más descarnada sobre la discriminación racial y los logros alcanzados por esos segmentos poblacionales que sobreviven en el “tercer mundo” norteamericano de Nueva York, Chicago y otras grandes ciudades de ese país.

Quisiera no tener que pensar que estas declaraciones no fueron por adulación y mercadotecnia, quisiera pensar el absurdo, de que se equivocó en sus criterios.

Reconozco que las condiciones en Miami y en todo aquel país, son bien difíciles para un artista cubano, pero son verdaderamente innumerables los ejemplos de artistas que se han paseado en esos escenarios con la frente en alto y sin renegar de sus principios,  solo sin mencionar aquellos ejemplos, como el de Silvio Rodríguez, que a unas cuadras de la Casa Blanca le pidió al presidente Obama la libertad para nuestros cinco héroes antiterroristas presos en sus cárceles. 

Se puede en ese mercado, buscar acercamiento, se puede promover la unión y la cubanía, pero coquetear con los principios y ceder en nuestros valores, es denigrante, podemos buscar puntos de contacto, podemos buscar lo que nos pueda unir, pero desechar nuestras verdades y nuestras ideas, llegar al colmo de hablar por Radio Martí, no será nunca un proceder noble y valiente, sino claudicación de principios. 

No hay dudas que la guerra mediática a que se ha sometido a nuestro país es verdaderamente descomunal, el tema de los famosos presos “políticos”, de los “huelguistas de hambre” y de las “damas de blanco”, es una verdadera maraña a desenredar en aquel medio, pero desconocer, que esas personas son MERCENARIOS, pagados por los enemigos de la revolución cubana, el glorificar esas personas que se vendieron al mejor postor, que se dejan manipular por el dinero que se les brinda, es penoso; el esgrimir el sentimentalismo del tratamiento que nuestro pueblo les brinda a aquellas “pobres e infelices” mujeres esposas de los llamados presos de conciencia, que por cierto ya todos están liberados, sin tener en cuenta que estas no son mas que asalariadas USA, es verdaderamente rayar en la traición a Cuba.

Si a alguien le quedan dudas, revísese la Historia de Cuba, y porque no, la de América Latina, y búsquese un solo ejemplo en los tres últimos siglos, en que el gobierno de los Estados Unidos hayan ayudado a una causa verdaderamente revolucionaria, pregúntesele a Martí, a Gómez y a Maceo, que tratamiento recibieron cuando viajaron por esas tierras para lograr la independencia cubana del coloniaje español.  Resulta bien difícil  buscar un punto favorable y verdaderamente solidario de ese país para con los cubanos y latinoamericanos, solo encontraríamos, que apoyaron a Batista, a Machado, a los Somozas, a los Trujillos, a los Duvalier, a los Pinochet y a tantos y tantos dictadorzuelos que han pululado en este continente.

Pablo, te doy una oportunidad desde lo mas profundo de mis sentimientos, en tu próxima comparecencia pública, pide la libertad para nuestros cinco héroes, pide el fin del bloqueo criminal que mantienen contra nuestro pueblo, pide el restablecimiento de relaciones normales entre nuestros dos países, en igualdad de condiciones, eso nada mas; respeto el resto de tus criterios acerca de los gobernantes cubanos, todos tenemos ese derecho a opinar, tu has tenido montones de oportunidades, incluso cuando fuiste Diputado de nuestra Asamblea Nacional, pero por favor, ante las concesiones repugnantes que has tenido que hacer para ampliar tu capital en ese gran mercado.

Impón la voluntad de todos los cubanos y denuncia estas verdades, que no tienen nada que ver con la derecha, ni con la izquierda política de nuestro país, es simplemente el combatir del lado de los cubanos, si no lo haces, lo siento Pablo, te consideraré un mediocre y un vulgar cantor de borracheras.

Alejandro Martínez Pereiras,
A Degüello,
Cuba.

Intolerancia religiosa en España, por Marcos Roitman Rosenmann

Nunca consideré la posibilidad de ser víctima directa de la violencia religiosa. Viví mi adolescencia en Chile, país laico y republicano, hasta Pinochet, claro está, donde la Iglesia era una institución sin mucho peso en la vida política, aunque siempre presente de diferentes formas. No faltaban las incursiones de obispos, cardenales y sacerdotes en la vida pública. Durante los años 60 fui testigo de la toma de la catedral de Santiago, eran los tiempos de Pablo VI y el Concilio Vaticano II. En ese contexto nacían organizaciones como Cristianos por el Socialismo y los obispos latinoamericanos se reunían en Puebla y Medellín. Los sacerdotes comprometidos se incorporaban a las guerrillas en todo el continente.

Pronto tendrán su mártir con la muerte de Camilo Torres en Colombia. En los años 70, la Teología de la Liberación consolidaba una propuesta de acción cristiana comprometida con los pobres.
En medio de la dictadura de Pinochet, una parte de la Iglesia, defensora de los derechos humanos, montaría la Vicaría de la Solidaridad, fue una plataforma única desde la cual se trabajó en la defensa de los presos políticos, en la condena de la tortura y se expuso el caso de los detenidos desaparecidos. Pero esta opción de la Iglesia fue desplazada del centro de poder. El catolicismo más conservador y reaccionario tomó el relevo. Juan Pablo II, el Papa polaco, desautorizó, combatió y excomulgó a teólogos progresistas; su mano derecha sería un alemán, un tal Joseph Ratzinger, llamado expresamente para hacerse cargo, como prefecto, de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. En otras palabras, la institución sustituta del Tribunal de la Congregación de la Santa Inquisición.
En tiempos de guerra fría, Juan Pablo II, apoyó las dictaduras en Chile, Argentina, Paraguay, Bolivia y Centroamérica.
En El Salvador, tras el asesinato de monseñor Romero y la muerte de Montes, Barho, y Ellacuría a manos del ejército, guardó un silencio cómplice, y en Nicaragua solicitó al sacerdote Ernesto Cardenal su retirada del gobierno sandinista, apoyando, en contraposición, al cardenal Ovando y Bravo en su campaña desestabilizadora desarrollada desde Estados Unidos por el entonces presidente Ronald Reagan.
Mientras tanto Ratzinger mandaba callar a los teólogos, condenándolos a un silencio absoluto so pena de excomulgarlos. Un dupla perfecta. Ambos ampararon a pedófilos y pederastas en sus filas y callaron las demandas de justicia de las víctimas. Marcial Maciel, fundador de Legionarios de Cristo, es el paradigma, por antonomasia, de esta infamia.

Tras la muerte de Juan Pablo II, el sucesor al trono de Pedro fue el propio Ratzinger. Así los cardenales premiaban la fidelidad y garantizaban la continuidad de un apostolado reaccionario. Con el nombre de Benedicto XVI, Joseph, inició su andadura. Muy pronto nos percatamos de sus intenciones. En sus homilías condenó el derecho a la eutanasia, la muerte digna, el aborto, la sexualidad libre, el matrimonio homosexual y el laicismo.
Martillo de herejes, fue miembro de las juventudes nazis. Tal vez por ello, la juventud católica recrea en la actualidad los mismos comportamientos autoritarios y violentos propios del nazismo acuñados por su líder espiritual. La cruz y la esvástica se entienden a la perfección, ambas están manchadas de sangre y no por la crucifixión de Cristo. En su nombre se han cometido crímenes de lesa humanidad que no dicen mucho en favor de sus acólitos defensores.

En Madrid, mientras se celebra la reunión mundial de la juventud católica, quienes hemos protestado por el uso de los impuestos para financiar la prédica papal nos hemos visto sometidos a un alud, primero de insultos y a continuación golpes y la represión policial. Se han creído los dueños de la ciudad. Campan a sus anchas, sin respeto alguno pretenden la conversión del "infiel". Y cuando se les hace saber que no participas de su credo, los católicos practicantes se transforman en violentos inquisidores, siguiendo a Torquemada. Hoy no pueden quemarnos vivos, pero sí utilizar a la policía para castigar al hereje.
En medio de una manifestación legal, los católicos practicantes, con la complacencia de las autoridades locales y la delegada del gobierno, no han sabido compartir ni el espacio público ni las buenas maneras de quienes, desde el laicismo, han querido mostrar el rechazo, no a su presencia, sino a la forma en la cual el Estado aconfesional patrocina un evento privado con fondos del erario público. Molestos por la crítica, los católicos practicantes quisieron romper la manifestación, provocando y lanzando improperios.
Incapaces de comprender el significado de la palabra tolerancia, se pusieron a rezar el rosario, cantar misa, tirar estampitas en medio de los manifestantes laicos, quienes ante el asombro, sólo les quedó apartarse.
Los organizadores del evento católico eran conscientes de la manifestación laica y debieron haber informado a sus partícipes de no transitar por los sitios por los cuales transcurriría la protesta. Pero su decisión fue incomprensible, alentaron a sus militantes para hacer acto de presencia, romperla y luego pasar por víctimas. Hoy el Papa se queja del maltrato sufrido por sus jóvenes en la Puerta del Sol.

En mi ingenuidad, creía que los católicos y su juventud, salvo excepciones, eran gentes educadas en la paz y el amor cristiano. Tolerantes. Pero su comportamiento dice lo contrario.
Militan en la excrecencia de la pasiones más abyectas, les puede la ira, el odio y la violencia. La inquisición pervive en sus almas.
La Jornada

Joaquín Sabina: de mariposa a gusano, por Jose Luis Forneo

Joaquín Sabina es cada dia mas el exponente del izquierdista protestatario que vende su dignidad a cambio del exito. Se hizo famoso por su actitud rebelde, su sinceridad y su rebeldia (ademas de, todo hay que decirlo, su aficion excesiva al alcohol y las drogas que confundio demasiadas veces con la esencia de la libertad).
Se exilió durante el franquismo a Londres, con una actitud que le hizo ganar muchas simpatias, critico a Felipe Gonzalez junto a Javier Krahe en la famosa "Cuervo ingenuo", en la que se denunciaba la desvergüenza de Felipe González y de su partido, el PSOE (que ha ido agravándose con el paso del tiempo).
Se fotografio, orgulloso con Fidel, pero su orgullo fue diluyendose a cada trago y, sobre todo, conforme el exito llamo a su puerta. Asi, tras convertirse en un cantante de exito, se hizo amigo hasta de los nietos politicos de Franco (Felipe y Lucrezia), y al final se unio al grupo de apoyo a ZP ("los de la ceja"), el presidente del partido al que antaño (cuando todavia quedaba algo de izquierda en aquel PSOE de oportunistas y trepas) denuncio su desverguenza y traicion al pueblo.
Lo último ha sido cantar en Miami, rodeado de gusanos y terroristas, y decir (no se sabe si bajo los efectos de la coca o del tequila) que hace falta un 15-M en Cuba para que los cubanos digan lo que piensan. 
Lo proximo, si su higado se lo permite, será visitar a Obama y, como muchos de los de su quinta, terminar cantando en la campaña electoral de apoyo a Rajoy que, total, el dinero todo lo puede.
Cierto que las letras de Sabina han sido casi siempre muy buenas, a pesar de su voz de vividor irresponsable que, como he dicho antes, confunde la libertad con el hacer lo que le sale a uno los cojones (los que han conocido su altiva vida nocturna, saben de su hábito de ir paseando de bar en bar su divinidad de pota en pota), y también es cierto que en muchos momentos de su carrera se puede que fue una mariposa musical llena de frescura y aparente dignidad...
Lamentablemente, y al contrario que sucede en la naturaleza, en su caso la mariposa ha sido la que ha terminado convirtiendose en gusano, y hoy el que cantaba aquello de "cuervo ingenuo" ha abierto tanto la mano y el bolsillo que el sinverguenza ha terminado siendo él.
En su des(honor), me apetece dedicarle aquí una poesia de Mario Benedetti que define el proceso que sufren este tipo de hipocritas culturetas, a los que el dinero puede comprar desde la ideologia hasta la verguenza, y que una vez que abrieron la mano empezaron a convertirse en el monstruo al que un dia, ya muy muy lejano, se enfrentaron:
Ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero
ver que el dinero forma un cerco
alrededor de tu esperanza
sentir que otros
los peores
entran a saco por tu sueño
ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero
no obstante
cómo desalienta
verte bajar tu esperanza
saberte lejos de ti mismo
oírte
primero despacito
decir que sí
decir sí quiero
comunicarlo luego al mundo
con un orgullo enajenado
y ver que un día
pobre diablo
ya para siempre pordiosero
poquito a poco
abres la mano
y nunca más
puedes cerrarla.
La entrevista a Sabina donde éste pide un 15M para Cuba y habla de sus ganas de cantar para los gusanos de Miami: aqui

Libia, derrotada por la OTAN?? No!!, por Jaime Richart

Libia, derrotada por la OTAN??? -NO!!!Al parecer el último bastión gubernamental está al caer. Los rebel­des sólo han servido de pantalla. Porque las guerras actuales están ganadas antes de empezar las invasiones, en la retaguardia.

Que no nos vengan con otro cuento como el del malvado Bin La­den o el de las armas de destrucción masiva en Irak.
Los rebeldes no han derrotado a las tropas gubernamentales libias. Los rebeldes libios son cuatro gatos aunque a ellos se les haya unido una caterva de oportunistas de fuera, de esos que en todas partes se arriman al sol que más calienta.
Ellos no son más que títeres manejados por los titiriteros angloeuropeos y su OTAN. Como otros lo fueron en los dos países asiáticos invadidos.
Nadie, a menos que le interese creerlo, puede creer que un pu­ñado de rebeldes mal armados, ni aun contando con unos pelotones de mercenarios pagados asimismo por las cias, ganen una guerra civil por ellos mismos. Ni por el número ni por el armamento.
Una vez más la historia cuenta las cosas al revés. Aquí, quienes están ganado la guerra y desalojando o matando al dictador (si es que lo era bajo el prisma de aquella cultura), han sido la OTAN y Estados Uni­dos.
Ni de lejos la OTAN se ha atenido a la resolución de la ONU cuyo permiso para intervenir en una zona de exclusión no incluía el desembarco de tropas aliadas.

A Libia, donde para los invasores escudados en los "rebeldes" lo único de valor es su petróleo y no un régimen que había situado al país a la cabeza de Africa en renta per capita, sani­dad y edeucación (el trípode del bienestar), lo han derrotado las le­giones imperiales precedidas por bombardeos durante meses que han hecho fosfatina todo cuanto no son pozos de petróleo. Como hicieron en Afganistán y luego en Irak.
Los países sin una defensa antiaérea eficaz están perdidos.

Eu­ropa y Estados Unidos harán cuanto se les antoje. Siem­pre tendrán la excusa de que un puñado de insurgentes se han alzado en ar­mas, hartos de que al frente del país no esté el gran títere puesto por aquellos.

Además, los yanquis ya han abierto de par en par sus intenciones. Europa calla, porque le deja el papel de malo a quien no ha dejado de serlo desde la segunda guerra mundial.
Mientras las energías re­novables se desarrollan lo suficiente para mantener el despil­farro del petróleo no sólo destinado a la energía sino también a sus numerosos derivados y aplicaciones, todo país que albergue en su subsuelo una gota de petróleo está en peligro.
Así lo ha proclamado en la cadena internacional MSNBC el senador demócrata Ed Markey a la periodista Andrea Mitchell: “Bueno, nosotros estamos en Libia por el petróleo. Igual que Japón lo está por la tecnología nuclear. Y esta dependencia que tenemos por el petróleo, es una necesidad que tiene Estados Unidos de tener un programa de energía renova­ble en el futuro”, ha dicho cínicamente, como nos cuenta Homar Garcés desde “Argenpress”.

La historia del mundo es la historia de la fuerza bruta y brutal. Quien, contando con el armamento más mortífero, más disposición tuvo en el pasado a descargarla para obtener oro amarillo, y tiene en el presente para conseguir el negro, tendrá el mundo a sus pies.
Esto es lo que hace la canalla angloeuropea, y lo que seguirá haciendo cuantas veces quiera. La otra historia, la de la cultura, no es más que la historia de los débiles. Sólo la “voluntad de poder”, así formulada por NIetzsche, es lo que gana siempre. Porque esa otra historia, la de los cultos, los pacíficos, los buenos y los débiles, es la sempiterna historia de los eternos perdedores. No tenemos nada qué hacer…

El cinismo imperial: “Nosotros estamos en Libia por el petróleo” , Homar Garcés

Durante el diálogo sostenido con la periodista Andrea Mitchell, a través de la cadena internacional MSNBC, el senador demócrata Ed Markey aseguró que “... Bueno, nosotros estamos en Libia por el petróleo. Igual que Japón lo está por la tecnología nuclear. Y esta dependencia que tenemos por el petróleo, es una necesidad que tiene Estados Unidos de tener un programa de energía renovable en el futuro”.

Así, los gobiernos y ejércitos que integran la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) violaron descaradamente las disposiciones de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cual -pese a su carácter evidentemente intervencionista y neocolonialista, prohibió las operaciones militares en tierra y no contemplaba el derrocamiento de Muammar Gadafi ni el reconocimiento del Consejo Nacional de Transición como gobierno de facto de Libia.

Dicha resolución solo autorizaba a los mandos de la OTAN a brindarle protección de los civiles supuestamente masacrados por las fuerzas gubernamentales libias, pero estos se extralimitaron y organizaron una operación combinada de fuerzas aéreas, navales y terrestres, violando radicalmente la decisión del Consejo de Seguridad, secundados por una campaña mediática a nivel mundial que daba cuenta de la tiranía de Gadafi y de sus crímenes de lesa humanidad.

Muammar Gadafi se convirtió en uno de los socios más fieles del imperialismo en la región de Oriente Medio, especialmente de Francia e Italia, lo que no impidió que los gobiernos de tales naciones, junto con el de Estados Unidos, armaran y respaldaran militarmente a mercenarios, cuya misión principal es la de asegurarles el acceso al petróleo de alta calidad existente en el subsuelo libio. Este hecho, de por sí, constituye una señal de advertencia para el resto de las naciones que disponen de recursos estratégicos esenciales para las potencias capitalistas, las cuales -como quedó demostrado en este caso, al igual que en Afganistán e Iraq- no tendrán reparo alguno en violar la Carta de las Naciones Unidas, validas de su poder de veto en dicha organización, además de su poder bélico, para imponer su voluntad a todo el planeta en un reparto neocolonial que nos recuerda lo hecho en los siglos anteriores por Europa.
Luego de la confusión producida por las rebeliones de Túnez y Egipto -que los hizo defender los regímenes derrocados-, los gobiernos de Estados Unidos y Europa reaccionaron de distinta manera en el caso de Libia, desatando una bien cuidada campaña de desinformación que hizo ver a los mercenarios que ellos patrocinaron como rebeldes enfrentados a una cruel tiranía, llegándose a calificar los acontecimientos allí como una guerra civil.
En cierto modo, siguieron los mismos patrones aplicados durante la llamada Guerra Fría cuando enfrentaban la “conspiración mundial comunista”, representada por la URSS. Ahora que la estrategia resultó exitosa, no podemos sustraernos a la idea que la misma será aplicada en algún otro lado, teniendo como blancos principales aquellos países provistos de materias primas requeridos por el capitalismo mundial.
Para Estados Unidos, tal estrategia la orientaría hacia su “patio trasero”, nuestra América, lo que debiera prevenir a los gobiernos y pueblos de esta amplia región a contrarrestarla de antemano, de una forma parecida a la empleada contra las pretensiones del ALCA, en una confrontación asimétrica, pero efectiva, que desnude y venza el cinismo imperialista de Washington y de sus socios europeos.

La inmoral guerra contra Libia.

"La perversión de agencias estadounidenses y europeas y sus subordinados en el mundo al llamar “guerra civil” a lo que está sucediendo en Libia, demuestra cómo se convirtió una intervención colonial contra un país, del que Estados Unidos y sus socios quieren apoderarse por diversas razones de intereses, en una “rebelión” interna que “humanitariamente” debía ser ayudada.
Gadaffi y su inspirador, el egipcio Nasser
La realidad es que el pueblo libio soporta desde mediados de marzo los bombardeos salvajes de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), contra un país de casi seis millones de habitantes, considerando que una buena parte de ese territorio es desierto.
Muerte y destrucción han producido los bombardeos en todo el país, para abrir camino a los mercenarios que fueron desde el principio el motor de la supuesta “rebelión” del pueblo contra Muammar Kaddafi.
No existe ninguna imagen de aquella rebelión “popular”, ni de la “excusa” -los supuestos “bombardeos de Kaddafi contra la población civil”- con que ampararon una intervención brutal en pleno siglo XXI.

Entretanto, esa población civil está siendo masacrada por sus “protectores” de la OTAN y sus hogares, escuelas, centros de alimentación, laboratorios medicinales, universidades, hospitales, todo destruido.

Nadie puede desconocer los avances producidos en Libia después que Kaddafi encabezara la rebelión que terminó con una monarquía colonial y con el status de colonia que tenía ese país en 1969.

Todo ese esfuerzo está siendo demolido, mientras siembran ese territorio con uranio empobrecido, lo que significa un desastre humano y ecológico para el futuro.

La resolución 1973 adoptada por Naciones Unidas el 17 de marzo de este año para establecer un supuesto bloqueo aéreo en Libia, tenía como única finalidad impedir al gobierno de ese país soberano defenderse. Esa resolución se tomó sin escuchar lo que los observadores directos tenían que decir.

Se aseguraban así de que Libia no tuviera defensa aérea. Y se puede anotar como una derrota moral que ese país haya resistido durante casi seis meses los bombardeos, dejando en evidencia que los tales “rebeldes” sin la OTAN no existen.

Basta ver una fotografía que circuló en las últimas horas y publicaron algunos medios, mostrando supuestos “opositores libios” cuyo físico, vestimenta y armamento los asimila a los típicos mercenarios que las potencias llevaron a esa región, para tener una dimensión de la verdad que ocultan los medios.

Para poder comenzar y sostener la intervención, Estados Unidos y sus asociados utilizaron los medios masivos de comunicación en el mundo, que en realidad están bajo su control militar y de seguridad.

En este caso contaron también con la colaboración interesada o desinteresada, pero cumpliendo el mismo objetivo, de algunos periodistas e intelectuales considerados “progresistas”, que fueron cómplices de esta intervención y de la red de mentiras que se utilizó para justificarla.

Ahora éstos esperan para justificarse ellos mismos, que gane la OTAN y cuente la historia de los vencedores sobre “las horribles violaciones de los derechos humanos cometidas” por el gobierno libio para encubrir lo que hacen los mercenarios y las tropas invasoras. Como lo hicieron en Afganistán, Irak o mucho antes.
¿Olvidaron tan prontamente a los “contra” nicaragüenses cuando atacaban desde las bases de Estados Unidos en Honduras a la Nicaragua sandinista, destruyendo aldeas, matando, torturando, violando a mujeres y niñas? Ronald Reagan les llamaba entonces “los combatientes de la libertad”.

Llamar “rebeldes” a grupos de mercenarios manejados por la CIA y sus asociados, es faltar el respeto a los rebeldes reales que luchan en el mundo por su liberación.
El pueblo y el gobierno libio no sólo tenían el derecho, sino la obligación de defenderse. Cualquier país del mundo bajo ataque extranjero tiene el deber de hacerlo.


Si logran quedarse con Libia para transformar el país en “una nueva Somalia” como denunció el pasado 19 de agosto el portavoz del Gobierno libio, Mussa Ibrahim, ante el incremento de los bombardeos de la OTAN, todos los países del mundo quedan en la desprotección total.

Con el añadido de que un fiscal argentino de la Corte Penal Internacional (CPI) quiere condenar a Kaddafi, mientras ampara las criminales intervenciones y el genocidio de Afganistán e Irak.

Somalía es un país sin gobierno, con una crisis alimentaria, y es lo que pretenden hacer de Libia las potencias occidentales al continuar los ataques "mientras nosotros trabajamos planes de paz" recordó también el vocero libio. (Telesur 19-8-11).

La capital de ese país está sufriendo en los últimos días una nueva oleada de ataques de la alianza imperial que causaron docenas de muertos y heridos.

Las autoridades advirtieron el 19 de agosto pasado que los bombardeos se incrementarían en días previos al aniversario 42 de la llamada Revolución Verde, que encabezó Kaddafi el 1 de septiembre de 1969.

A esta altura de los acontecimientos, cuando las potencias se han apropiado de los dineros del Estado libio, incluso han instalado en Washington una embajada del llamado Consejo de Transición, lo que nunca antes había sucedido, nadie puede dudar de que estos “rebeldes” jamás representaron al pueblo libio. De hecho antes de controlar territorio alguno, los “rebeldes” crearon el Banco Central de Benghazi. ¿Existe algo similar en la historia?"

martes, 30 de agosto de 2011

Resolución 1973, por Jorge Gómez Barata

La aprobación por el Consejo de Seguridad de la ONU de la Resolución 1973, al amparo de la cual varios países de la OTAN bombardean a Libia, no sólo fue apresurada y sobre la base de hechos no verificados sino que, a la luz de la Carta de la ONU y de los compromisos adoptados durante su fundación, probablemente sea ilegal.
1) No cuenta con el voto unánime de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.
2) Los países que atacan a Libia no constituyen una Fuerza de Paz de la ONU ni lo hacen bajo su bandera.
Ningún país ni la OTAN han sido facultados por Naciones Unidas para actuar y usar la fuerza en su nombre. No obstante la presunta ilegalidad de la actuación de la llamada “coalición” que opera contra Libia, lo que ahora me interesa destacar no es tanto el poder de las grandes potencias con derecho a veto, sino la falta de liderazgo y cohesión que afecta a los países del Tercer Mundo y los paraliza, poniendo de manifiesto la ineficacia de sus organizaciones, entre ellas, la Liga Árabe, la Unión Africana, la Conferencia Islámica y el Movimiento de Países No Alineados.

A lo largo de cincuenta años, los países del Tercer Mundo se conformaron con crear organizaciones más o menos ceremoniales, dedicadas a celebrar eventos formales, incluyendo grandes cumbres de jefes de estados y gobiernos, en las cuales lo importante son las apariencias y no la capacidad para abordar problemas específicos y encontrar soluciones concretas.

Convertidos en un fin en sí mismo, sus eventos han llegado a ser circuitos de turismo político y virtuales torneos de oratoria. Recientemente un comentarista comparó la Liga Árabe con un club de futbol. No le falta razón, excepto que jugar futbol es menos peligroso. Sin estatutos ni reglas claras y sobre todo sin mandatos ni capacidad para lidiar con asuntos importantes, las organizaciones tercermundistas no están habilitadas para actuar decisivamente. En el pasado la única excepción fue la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que aprovechando su posición en el mercado petrolero, ha logrado presentar un frente común ante a las transnacionales. Recientemente, con motivo del golpe de Estado en Honduras, La Unión de Países Sudamericanos (UNASUR) y la Iniciativa Bolivariana para las Américas (ALBA), asumieron posiciones de resistencia y aplicaron sanciones ante la violación de la institucionalidad en un país de la región. Los imperios y las grandes potencias han procedido de otra manera.

Aleccionados por la carnicería que resultó ser la Primera Guerra Mundial y ante requerimientos derivados de la amplitud e intensidad alcanzada por las relaciones internacionales y las amenazas para la paz derivadas de las contradicciones entre las potencias; europeos y norteamericanos comprendieron la necesidad de crear mecanismos de concertación que impidieran grandes contiendas bélicas entre ellos. Así, impulsada por el presidente norteamericano Woodrow Wilson, nació la Sociedad de Naciones. La Sociedad de Naciones, creada en 1919 y que tuvo 42 miembros, fracasó, no porque fuera una mala idea, sino porque fue realizada de modo imperfecto. A pesar de los tratados de Versalles, la organización no pudo impedir el rearme alemán ni evitar el desencadenamiento de la II Guerra Mundial. La principal limitación de aquella entidad era el carácter no vinculante de sus resoluciones y la ausencia de medios para imponerlas.

Al calor de la II Guerra Mundial, Franklin D. Roosevelt y otros estadistas del siglo XX se dieron a la tarea de solucionar aquellas carencias. Desde 1941 cuando se adoptó la Carta del Atlántico, suscrita por Roosevelt y Churchill y luego adoptada por Stalin, de común acuerdo, norteamericanos, ingleses y soviéticos, avanzaron en la estructuración de un sistema de seguridad colectiva basado en una organización internacional que, aunque funcionara bajo reglas democráticas, no tuviera las limitaciones de la Sociedad de Naciones.
Aquella entidad fue la ONU en la cual, con la mayor franqueza, se reservaron prerrogativas como el derecho a decidir o vetar el uso de la fuerza. La decisión crear las Naciones Unidas se adoptó en 1943 durante la Cumbre de los Tres Grandes en Teherán y la redacción de la Carta; así como otros pormenores estructurales, organizativos y de procedimientos se iniciaron al año siguiente en Dumbarton Oaks, Estados Unidos. Los expertos resolvieron todos los problemas planteados, excepto lo relativo a cómo lograr que los acuerdos relacionados con el mantenimiento de la paz fueran vinculantes y de qué manera hacerlos cumplir.

No quedó otra alternativa que someter la cuestión a Roosevelt, Stalin y Churchill que en Yalta, en febrero de 1945, delinearon las funciones del Consejo de Seguridad, en particular el Capítulo VII de la Carta que autoriza el uso de la fuerza. Las decisiones adoptadas convirtieron al Consejo de Seguridad de Naciones en una poderosa organización facultada, para utilizar la fuerza militar en litigios que, a su juicio, hicieran peligrar la paz internacional. En sus deliberaciones los líderes de las grandes potencias decidieron que el Consejo tendría 11 miembros (luego se elevó a 15) y que las cinco potencias vencedoras serian miembros permanentes del mismo. Para curarse en salud y preservar a sus aliados, adoptaron lo que entonces se llamó “clausula de unanimidad” y hoy se conoce como “derecho de veto”. El asunto consistía en que el Capítulo VII que autoriza el uso de la fuerza sólo podría ser aplicado cuando, además de la mayoría necesaria de votos que son nueve, hubiera unanimidad entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. El primer problema se planteo cuando en 1950, al adoptar la Resolución que condenó a Corea del Norte por la presunta invasión a Corea del Sur y autorizó a la creación de una fuerza militar para restablecer la paz, hechos que dieron lugar a la Guerra de Corea, con una excusa trivial, la Unión Soviética estuvo ausente de la votación. Entonces surgió la duda y todavía se discute si el acuerdo adoptado entonces era o no valido debido a que fue evidente la ausencia de unanimidad; cosa que, dicho sea de paso, tampoco existió en la aprobación de la Resolución 1973 al amparo de la cual se ataca a Libia donde todo es más confuso porque, a diferencia de Corea, quienes ahora actúan no lo hacen bajo la bandera de la ONU.

A pesar de las irregularidades procesales, de haber tenido la cohesión, el liderazgo y la voluntad política necesaria, el Tercer Mundo pudo paralizar a los halcones del Consejo de Seguridad donde, para aprobar una Resolución, se necesitan como mínimo nueve votos a favor, incluyendo los cinco de los miembros permanentes. Hubiera bastado que: Líbano, Sudáfrica, India y Brasil votaran en contra para a que aquella Resolución no hubiera podido aprobarse.

No hay en la Carta de la ONU ni una sola palabra que reconozca como válida la abstención de los miembros permanentes en votaciones relacionados con el mantenimiento de la paz y la autorización para el uso de la fuerza.
Se trata de un tema abierto y de la convicción de que además de protestar y exhortar a la democratización de la ONU, con los recursos existentes, los países del Tercer Mundo pudieran defender mejor sus intereses. La ONU no es perfecta pero lo más importante en este caso, no fue la actitud de los miembros permanentes ni el veto, sino el silencio ante la ilegalidad y la ausencia de voluntad política de otros integrantes. El asunto da para más. Luego les cuento.

Tragedia de Libia apenas está comenzando

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, reflexionó el pasado miércoles sobre la terrible situación que atraviesa Libia en este momento y lamenta que como parte de la locura imperial la invasión a esa nación de África del Norte esté arrasando con un pueblo.
“La tragedia de Libia, ese hermano pueblo que tiene derecho a la autodeterminación, que tiene derecho a la paz, tiene derecho a ser y a hacer su propia historia… tengo la impresión de que la tragedia de Libia apenas está comenzando, han destrozado un país y no fue Gadafi quien lo destrozó, han incendiado un país y no fue Gadafi quien lo incendió”.
Así lo expresó el mandatario venezolano al momento de compartir con la prensa que cubría su reunión con el canciller de la Federación Rusa, Sergey Lavrov, quien cerró en Venezuela una gira que lo llevó por Perú y El Salvador.
Para el jefe del Estado venezolano lo que se ha registrado en el territorio libio ha sido otra muestra del pillaje imperial. Se lamenta por la muerte de cientos de civiles, sobre todo de niños.
“Más allá de la suerte de nuestro amigo, el coronel Gadafi, ¡cuántos niños libios han muerto! Es una locura desatada… nadie sabrá nunca cuántos han fallecido”, comentó al tiempo de destacar el silencio mediático, y como ejemplo de esta estrategia recordó el mutismo al cual fue sometido Venezuela durante el golpe de Estado de 2002.
Siria, otro pueblo que vive una agitación social, se muestra como otro blanco a atacar por el cinismo imperial: “Ahora apuntan contra Siria”, dijo el jefe del Estado quien señaló que con el jefe de la diplomacia rusa tuvo ocasión de conversar sobre este tema, y Lavrov le explicaba que a su retorno a Moscú tenía prevista una reunión para evaluar la situación en Siria. Además el presidente Chávez resaltó sentirse complacido de conocer que Rusia y China impedirán que se le dé luz verde, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a una operación masacre en Damasco.
Recordó que el Gobierno Bolivariano ha denunciado desde el primer día esta situación. “Lo que quiere el imperio yanqui y las potencias europeas que se han subordinado, es el petróleo de Libia (…). Se fueron contra un país de apenas 5 millones de habitantes. Nada justifica este atropello”, señaló.
¡Respeto al territorio venezolano!
Durante su alocución el líder de la Revolución Bolivariana recibió una comunicación de última hora que le refería de un ataque a la legación diplomática venezolana en Trípoli, acción que consideró violatoria del derecho internacional y que mereció su exigencia de respeto por el territorio venezolano.
“¡Desde aquí pedimos respeto al territorio venezolano! Es lo mismo que aquí se pretendió hacer en 2002 con la embajada de Cuba en Venezuela. Libia está picada en pedazos, vean cómo está Iraq, cómo está Afganistán: apenas empieza esta tragedia”.
El embajador de Venezuela en Libia, Affi Tajeldine, estableció un contacto telefónico con la cadena de noticias Telesur y detalló que el ataque se produjo contra la residencia del embajador, en momentos cuando en el lugar sólo se encontraba el vigilante. Relató que era un grupo armado.
El imperio y sus múltiples gobiernos
Para el presidente Chávez lo más temible del imperio estadounidense es que “no hay un solo gobierno (…). Obama cedió al chantaje de la extrema derecha yanqui, si él hubiese seguido con el plan presentado en su campaña ya estuviera liquidado. Cuánto hubiésemos querido en América Latina un solo gobierno con el que se pudiera conversar”.
Asegura que “el complejo militar-industrial en Estados Unidos tiene su propio mando, no es un solo gobierno el que hay allá, lo cual lo hace más peligroso”.

La guerra continua, Por: Luis Emilio Carreño R.



Los medios de comunicación mundial, sí mundiales, porque sus centros de dirección controlan en gran medida la información que se transmite en el mundo entero, ya sea desde Buenos Aires hasta Beijín, desde Moscú hasta Brasilia (aquí fue precisamente donde Obama anunció el inicio de las acciones bélicas de la OTAN contra Libia), desde Nueva Deli y Johannesburgo hasta Paris, Londres y Washington.
Casi todos los canales de TV, periódicos, radios, medios alternativos etc., transmiten furibundos y desesperados las acciones del “mundo civilizado” contra el régimen “totalitario" y “asesino” de Gadafi.

Fue precisamente sobre evidencias mediáticas, que se “sustanció” el expediente con el cual las potencias occidentales legalizaron sus acciones contra el “antidemocrático” régimen libio.
Al parecer la Resolución 1973 del 17 de marzo pasado, fue muy precisa en cuanto a las acciones a tomar. Pero una vez legalizado el “negocio”, se ejecutó la primera transacción “fraudulenta”: Se contrató a la OTAN para asumir en el terreno las medidas aprobadas por el Consejo de seguridad de la ONU.

Se comenzaron a oír voces de protestas en el mundo entero por la forma descarada como se empleaba al Consejo de Seguridad de la ONU para “legalizar” una acción vandálica contra un país soberano. Muchas interrogantes surgieron en torno a la actuación de Rusia y China que podían detener esa medida, como también India y Brasil, todos ellos decidieron “Abstenerse”, lo que realmente permitió a las potencias occidentales ejecutar el despojo y asalto de un país soberano. Tal vez el clímax de esas opiniones se corresponde con las declaraciones del primer ministro ruso, Vladimir Putin, al denunciar las consecuencias de esas acciones y afirmó que aquello parecía una nueva cruzada de occidente contra el mundo musulmán. Las contradicciones en el alto gobierno ruso se hicieron evidentes.

A la OTAN le dieron un primer “contrato” para acabar con el “régimen” de Gadafi con fecha de vencimiento hasta finales de junio. Como el coronel y su pueblo morisco demostraron en los hechos ser más resistentes que los bombardeos de la OTAN y que la payasada militar de los presuntos “rebeldes”, se decidió prorrogar el contrato a la alianza militar hasta el dos de septiembre de este año.

La segunda mitad de julio y casi todo el mes de agosto se entró en una especie de chinchorro mediático, algo así como aquella película “sin novedades en el frente”. Aunque se filtraba en algunos medios que en los Emiratos Árabes y en otras localidades se había construido sendas replicas del Palacio de Gobierno y de otras instalaciones oficiales de Trípoli. Es decir, ante el estancamiento de las acciones en el campo real de batalla, el silencio mediático sirvió para encubrir los preparativos de la toma de Trípoli por las propias fuerzas de la OTAN y otros aliados “extremadamente democráticos” de la región del golfo pérsico y medio oriente. Vale preguntar ¿Cuántos partidos actúan en la vida política de esos países interventores acompañantes del desembarco de la OTAN en Trípoli?.
El brutal bombardeo a la ciudad, seguido por el desembarco de la OTAN en Trípoli fue obligado por dos razones de peso: 1-Evitar el efecto demoledor de la opinión publica internacional contra la alianza de las potencias occidentales y su brazo ejecutor al verse obligados a intentar dar una segunda prorroga a la OTAN. 2-Impedir que las fuerzas de Gadafi asumieran la celebración (el 1 de septiembre) de un nuevo aniversario del derrocamiento de la monarquía que posiblemente sería celebrado con una ofensiva que pudiese empujar la guerra hacia un punto imposible de superar por la “vía legal” y sin pagar un alto costo en vidas para los países protagonistas del ataque a Libia. Así, se decidió el ataque a Trípoli. Solo contra la residencia del líder libio se lanzaron mas de sesenta bombas, muchas de ellas anti-fortificaciones subterráneas. Eso no quiere decir que la guerra ha concluido. Por el contrario, ha entrado en una fase mas compleja y delicada con mayor potencial de riesgo para la paz mundial.

El eje Paris-Londres-Washington ha tenido que mover buena parte de sus recursos político militares incluyendo los mediáticos, para tratar de presentarse como “vencedores” en una guerra que aun no ha terminado.

Los saldos políticos para el eje son escasos y la vorágine de saqueo de las riquezas libias son inmensos e inocultables. Bombardearon sin escrúpulos, para garantizarse para los propios agresores el negocio de la reconstrucción. Ya tenían asegurada la paga con las reservas despojadas previamente al Pueblo Libio. Cabe preguntarse: ¿es la guerra una salida inevitable en las grandes crisis económicas?

Sobre la producción de petróleo, habrá que esperar si es que logran realmente exportarlas.

La desesperación por hacer aparecer vivo o muerto al coronel Gadafi, solo puede explicarse por el miedo a que el peso de la verdad aplaste políticamente a la camarilla gobernante en Francia, el Reino Unido, el Reino de España, EE.UU, Italia, etc. Como también algunas monarquías del medio oriente.
Sobre las brasas ardientes de la inconclusa guerra libia, como perros van a ladrar y gruñir contra Siria. Otra vez, gritan “democracia” “democracia” contra un país ubicado en un vecindario “salpicado” de monarquías y además, fronterizo por un lado con ISRAEL y por el otro, con el martirizado pueblo iraquí. Allí en IRAQ, se libra una guerra donde es secreto de estado el numero de jóvenes de las potencias invasoras muertos, heridos y lisiados, sin contar los afectados sicológicamente por el impacto de una guerra que se les hizo creer era la continuación de un juego virtual. El pueblo iraquí también fue materialmente golpeado, moral y culturalmente ofendido y saqueado. Hasta la fecha, una guerra sin vencedores, salvo unos cuantos “inversionistas”.

La guerra contra Libia y las amenazas contra Siria, además de ser una amenaza descarada contra los pueblos de esa región, contiene una direccionalidad precisa y desafiante contra la pujante organización emergente BRICH (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica). Dos de sus integrantes (Rusia y China), son miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU con derecho a veto.

También fue un ataque a la naciente alianza África-Sur América (ASA), de la cual Libia y Venezuela juegan papel protagónico. Gadafi fue además, constante en el apoyo a muchos pueblos africanos en sus luchas independentistas contra potencias europeas.
La batalla por Trípoli hace evidente la desesperación de los círculos gobernantes de la Unión Europea y EE.UU por la grave crisis económica que hoy les afecta, cuando abierta y descaradamente reconocen su participación directa en las acciones bélicas contra Libia. USA, la UE y la OTAN no fueron allí por democracia para el pueblo libio. Fueron por sus riquezas naturales. Previamente, le habían despojado sus reservas internacionales.

Para todos los países con recursos naturales estratégicos, como dice la canción: “que los cuide…que los cuide”

Así los medios digan lo contrario, la batalla por Trípoli y en general la guerra en Libia, continúa. Así no nos lleguen oficialmente “novedades desde el frente”.

Condiciones para brindar atención médica se agravan en Tripolí tras salida de doctores y enfermeras


El otrora corresponsal de Telesur en Libia, Rolando Segura, informó que un grupo de doctores y enfermeras, cuya cifra no especificó, abandonó Libia en una embarcación procedente de la República de Malta, debido a la situación de inseguridad que impera en Tripolí, capital libia, atacada desde el mes de marzo por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan).
Detalló que ello “agrava también la situación de atención médica para las personas que a diario llegan a los hospitales y centros médicos de Tripolí”, indicó.

Segura precisó que la embarcación maltesa arribó al país norafricano para recoger a diplomáticos y al resto de los periodistas que se encontraban en el Hotel Rixos, incluyendo al equipo de Telesur.
Destacó que una parte de los corresponsales extranjeros que se trasladó, posteriormente, al Hotel Corinthia, pudo salir por la frontera, mientras que otro grupo que permanecía en Libia pudo salir a través de la embarcación procedente del país europeo.
“El puerto también estaba tomado por los rebeldes y luego de los interrogatorios habituales en ese punto de la frontera pudimos salir, a pesar de los interrogatorios en los que participaban fuerzas especiales de Inglaterra”, detalló Segura, en contacto televisivo con Telesur.
Explicó que tras 36 horas de viaje marítimo por el Mar Mediterráneo, bajo condiciones difíciles en las que escasearon los alimentos y el agua, pudieron arribar a La Valetta, capital de Malta, donde fueron recibidos por miembros de la Cruz Roja Internacional y las autoridades locales.
El periodista dijo que “las personas que llegaron han recibido el auxilio de sus respectivas embajadas, para poder encaminarse a sus países", acotó.

Asimismo, agregó que el resto de los pasajeros del barco estaba conformado por inmigrantes de Estados Unidos, Francia, Canadá, Serbia, Ucrania y Rusia, quienes, en su mayoría, trabajaban en Libia.
Entretanto, el Ministerio argelino de Relaciones Exteriores anunció este lunes que la esposa de Muammar Al Gaddafi, y tres de sus hijos entraron a Argelia por la frontera con Libia.
Mientras los combates continúan en varias ciudades sigue sin conocerse el paradero del líder libio.
Desde que la Otan comenzó los bombardeos contra Libia en marzo pasado, el número de víctimas civiles ascendió a tres mil.

Loque debes saber


En los EEUU, en Alemania, en Francia, en Italia, quienes detentan el poder proclaman que la democracia política alcanzó una altura superior en las sociedades desarrolladas del Occidente. Mienten. La censura al modo antiguo no existe. Más fue substituida por un tipo de manipulación de las conciencias, eficaz y perverso. Los hechos y las noticias son seleccionados, presentados, valorizados o desvalorizados, mutilados y deformados, de acuerdo con las conveniencias del gran capital. El objetivo es impedir a los ciudadanos comprender los acontecimientos de que son testigos y su significado.

Emigración: El precedente cubano

Jorge Gómez Barata
Aunque la emigración cubana hacia Estados Unidos es un fenómeno derivado de la proximidad geográfica y de la atracción que ejerce el país más desarrollado de la tierra y el más importante mercado laboral del mundo sobre la población de una pequeña isla, el desplazamiento de los cubanos ha sido estimulado por coyunturas políticas, lo cual ha generado no pocas confusiones.



El exilio cubano en los Estados Unidos (entonces le llamaban emigración) tuvo sus antecedentes en el siglo XIX cuando, ante la derrota en la Guerra de Independencia (1868-1878) muchos patriotas y sus familias se refugiaron en Norteamérica y formaron colonias en Nueva York, Cayo Hueso, Tampa, Luisiana y Florida. Entre ellos vivió José Martí 15 de sus 42 años, allí organizó el Partido Revolucionario Cubano y convocó a muchos de los veteranos que en 1895 nutrieron el Ejército Libertador. 
Unos 40 años después durante las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista, algunos cientos de exiliados se radicaron en los Estados Unidos donde por lo general recibieron la solidaridad de los compatriotas allí establecidos con anterioridad, aunque ninguna consideración especial por parte del gobierno estadounidense. 
En realidad no se trataba de una actitud especialmente discriminatoria contra los cubanos; sino que, a lo largo del siglo XX, entre los inmigrantes llegados a Estados Unidos, los exiliados representaron un porcentaje mínimo; ello se debe a que en América Latina las luchas políticas se desplegaron entre los sectores populares y las oligarquías; enfrentamientos en los cuales las simpatías norteamericanas estaban con los primeros y los populares invariablemente perdían.
En 1959 Cuba marcó la diferencia: ganaron los de abajo y los de arriba que poseían dinero, pasaportes, recursos y relaciones para marchar al extranjero lo hicieron; Norteamérica los acogió por cientos de miles, les otorgó la condición de exiliados y los apoyó con multitud de programas especiales hasta llegar a la Ley de Ajuste Cubano que ha establecido un status que ningún país tiene para ninguna Nación y que, al margen de la política, los emigrantes cubanos aprovechan.
La posición norteamericana que originalmente pudo ser resultado de una mezcla de factores circunstanciales, dieron lugar a la más extravagante de las estrategias implementadas por las administraciones estadounidense y que llevaron a Eisenhower y Nixon a apostar por utilizar a la emigración como arma política. De ese modo los exiliados que en cualquier época o región del mundo tradicionalmente eran unas docenas, a lo sumo unos cientos de personas, asumieron en Cuba las proporciones de un éxodo que, como mínimo, ha reunido en La Florida a un millón de cubanos. 
El caso es que andando el tiempo, por circunstancias e influencias diversas, entre ellas la Revolución Cubana, los eventos políticos latinoamericanos dieron una vuelta de campana y la excepción de Cuba terminó transformándose en una especie de regla que ha forzado a Estados Unido a acoger en su territorio, más o menos masivamente, no sólo a elementos de las burguesías de Nicaragua, Venezuela, Bolivia y otros lugares donde la izquierda se impone, sino a los que aprovechando esa circunstancia se declaran perseguidos y piden protección cuando en realidad lo que buscan es trabajo y oportunidades. 
El caso es que a las presiones migratorias resultantes de los procesos sociales, económicos y demográficos del entorno formado por los Estados Unidos, México y Centroamérica y que pudiéramos llamar normales, se añaden las erráticas políticas de los Estados Unidos que, de un modo u otro siguen apostando a usar los flujos migratorios como instrumento político, a la vez que aplazan una y otra vez una reflexión que permita avanzar en la solución de la problemática mexicana. 
En cualquier caso el precedente cubano aconsejaría descontinuar la práctica de usar a los emigrantes como instrumento hostiles hacía los movimientos progresistas latinoamericanos como también coordinar con México políticas de desarrollo económico y social que al ofrecer mejores oportunidades, desestimulen la emigración como opción económica o instrumento político.
Otra vez se trata de reclamar sensatez y coherencia y ojalá no sea predicar en el desierto. Allá nos vemos.

Gadaffi firme, le habla al mundo

Muammar Qaddafi Addresses the World English version

Pueblos oprimidos del mundo, la batalla ha comenzado.

Asi comienza la alocucion del general Gadaffi al mundo.
Mas alante explica:



"Nosotros no lanzamos nuestros misiles a Estados Unidos. No, ellos vinieron a destruirnos, 64 misiles han lanzado a Al-Aziziya que esta ahore destruida, yo he tenido que dejar mi hogar. miles de inocentes han muerto, pero YO NO DEJO LIBIA, YO NO ABANDONARE LIBIA, ESTA GUERRA ES HASTA EL TRIUNFO O LA MUERTE."
Gadaffi pide al mundo colgar una bandera verde en apoyo a Libia, en los carros y en las casas, nos dice que la bandera verde es de todos, "pertenece a las masas del mundo", "escoje cualquier tono verde y hazte tu bandera y llevala contigo a todas partes"

"La OTAN podra destruir nuestros logros fisicos, pero no podran destruir la verdad.La victoria esta con el pueblo nunca con los opresores"
Advierte al mundo que debemos unirnos, que la guerra podre ser en cualquier lugar despues de Libia si Libia no gana esta guerra, insta al mundo a prepararse para combatir a los invasores que continuaran atacando al mundo de forma cobarde, "no hombre a hombre" sino que se esconden detras de maquinarias para matar.
Aconseja al mundo a evitar la guerra mientras se pueda, "Nosotros queremos la Paz, queremos justicia"
Vea aqui las palabras de Gadaffi para el mundo version en ingles

Marchas en Nueva York

Estas son las imagenes de millones de americanos marchando en contra de la guerra de Libia el pasado 13 de agosto del 2011 en Nueva York, hecho que los grandes medios de informacion no divulgaron al mundo y que pretenden ignorar los governantes de los paises miembros de la OTAN.

 Millions March in Harlem, August 13: "US and NATO get out of Libya"

.Libya / New York: Millions march on 13 August 2011, Louis Farrakhan

Recibe Chavez, una vez mas, el amor de su pueblo.


Hay circunstancias muy puntuales que nos sacuden y nos mueven a manifestar con toda la fuerza de nuestra voz y nuestras acciones los sentimientos que alguien nos inspira.
Desde hace casi dos meses el pueblo venezolano y hermanos de otras partes del mundo entraron en una de esas coyunturas. Le diagnosticaron cáncer a Chávez.
Tristeza, miedo, rabia y llanto invadieron el corazón de muchísima gente al instante. Pasado el impacto que dan las malas noticias se desató una fuerza gigantesca de amor que no ha parado de mostrarse en público y en privado.
Distintos credos, distintos ritmos, distintos cantos: católicos, evangélicos, santeros, creencias aborígenes, regetton, tambor, Merengue y música eclesiástica; en todas las formas posibles le han dicho te queremos Chávez, y estamos contigo en esta prueba.
Este domingo hubo una vigilia en la entrada del Hospital Militar Dr. Carlos Árvelo de Caracas, a donde ingresó la noche del sábado para realizarse durante una semana el tercer ciclo de quimioterapia. Las dos primeras fueron en Cuba.
Rezaron y cantaron por quien consideran un símbolo de justicia, como dijo Rafael Guillén antes de iniciar una plegaria, o un presidente que ha despertado conciencias como lo ve Laura Sánchez; un hijo y un padre amado como expresó Raúl Guerrero, el comandante de una revolución para Elena Martínez y un líder cuya voz trasciende este continente, para Miguel Zambrano.
Un hombre, pues, cuyas ideas y acciones han sacudido lo que hasta ahora se pensaba inamovible. Ha puesto a pensar y repensar a dónde quiere ir el país, cuál es el camino que debe tomar y cómo fraguarlo.
El sábado otro grupo de venezolanos organizó un bilongo para Chávez. Al ritmo del tambor pidieron a las deidades africanas por su salud. La semana pasada otros rezaron en una misa ecuménica y hasta se raparon la cabeza por solidaridad, y la anterior un grupo invocó las fuerzas de la naturaleza en un rito indígena. Hay amor, hay fe, hay esperanza y él está decidido a vivir.
“Estoy recibiendo las bendiciones de Ustedes. Claro que estoy sano. Viviremos y venceremos! Dios me los bendiga!”, ha escrito en su cuenta de Twitter para retribuir los gestos de amor.

Durante su ingreso al Hospital Militar Doctor Carlos Árvelo el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela ratificó su voluntad de vivir para poder seguir sirviendo al pueblo venezolano.
Comentó los resultados favorables de las últimas evaluaciones médicas a las que fue sometido.
“Hoy vengo en las mejores condiciones: tengo hemoglobina para regalar, los glóbulos blancos y las plaquetas… Me presento aquí en óptimas condiciones luego de someterme a la primera quimioterapia, y la segunda, estoy seguro que -de esta tercera etapa de tratamiento- saldré mejor de lo que estoy entrando” señaló.”

Reiteró su compromiso de cumplir con el tratamiento diseñado por el grupo de médicos venezolanos y cubanos que trabajan por la recuperación plena de su salud desde hace dos meses.
“Yo vengo a cumplir con el mandato médico de manera muy disciplinada, porque estoy decidido a seguir viviendo. No es tiempo de morir, precisamente por lo que he dicho: porque lo que tenemos que hacer en los próximos años es mucho más de lo que hemos hecho, y es que estoy resuelto a mi plena recuperación, a la vida y a potenciar la voluntad de vivir y la voluntad de poder seguir sirviendo al pueblo” reflexionó.
Asimismo, hizo un llamado a cuidar los logros alcanzados por la revolución bolivariana, entre los cuales mencionó al sistema público de salud.
“Lo que hay que cuidar no es tanto lo que hemos logrado en los 12 años, porque lo que hemos hecho no es nada comparado con lo que haremos, por eso debemos cuidar el camino de la Revolución, seguir ensanchándolo”, expresó.
Este tercer ciclo de tratamiento se prolongará hasta el próximo jueves, señaló el Jefe de Estado venezolano.